Como ganar amigos e influir (Ideas principales) Dale Carnegie

Dale

 Dale Carnegie (seudónimo de Dale Breckenridge Carnegie, 24 de noviembre de 18881 de noviembre de 1955) fue un empresario y escritor estadounidense de libros de autoayuda.

Carnegie fue promotor de lo que en la actualidad se conoce como asunción de responsabilidades, aunque esto sólo aparece puntualmente en sus escritos. Una de las ideas centrales de sus libros es que resulta posible cambiar el comportamiento de los demás si cambiamos nuestra actitud hacia ellos.

Wikipedia

 Ideas principales de su libro “Como ganar amigos e influir sobre los demás” Clásico (=

Técnicas fundamentales para tratar con el prójimo

  • Nunca criticar: la crítica lastima el orgullo, hiere su sentido de la importancia y despierta resentimiento
  • Al corregir solo lograremos ser censurados
  • Regular, mejorar y modificarse a uno mismo
  • Comprender en vez de censurar.
  • No critiques, no condenes ni te quejes.
  • Solo hay un modo de lograr que alguien haga lo que uno quiere: que él/ella lo quiera hacer
  • A todo el mundo le agrada un elogio
  • El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado.
  • Despertar entusiasmo entre los hombres
  • No hay que mate tanto la ambición de una persona como la crítica de sus superiores
  • Hay que ser caluroso en su aprobación y generoso con los elogios
  • Rodearse de hombres más hábiles que uno
  • No adular: este es un elogio barato. “No temas a los enemigos que te atacan. Teme a los amigos que te adulan
  • Todo hombre es superior a mí en algún sentido. En ese sentido aprendo de él.
  • Demuestre aprecio honrado y sincero.
  • El único medio del que disponemos de influir en los demás es hablar acerca de lo que quieren y demostrarle como conseguirlo
  • Despertar en la otra persona un franco deseo. Quien puede hacerlo tiene al mundo entero consigo
  • Mañana querrá usted persuadir a alguien de que haga algo. Antes de hablar, haga una pausa y pregúntese: “¿Cómo puedo lograr que quiera hacerlo?”
  • Si hay un secreto del éxito, reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista, así como del propio
  • Si un vendedor puede demostrarnos que sus servicios o sus servicios nos ayudarán a resolver nuestros problemas, no tendrá que esforzarse por vendernos nada. Ya lo compraremos nosotros. Y un cliente desea creer que él es quien compra, no hay que venderle.
  • El hombre que se puede poner en el lugar de los demás, que puede comprender el funcionamiento de la mente ajena, no tiene que preocuparse por el futuro.
  • Cuando tenemos una idea brillante, en lugar de hacer que la otra persona piense que es nuestra ¿por qué no dejarle que prepare esa idea por sí mismo? Entonces considerará que esa idea es suya; le gustará y quizá se sirva dos porciones.
  • Despierte en los demás un deseo vehemente.

 

Como agradar a los demás

  • Usted puede ganar más amigos en dos meses interesándose de verdad en los demás que los que puede ganar en dos años cuando se trata de interesar a los demás en uno mismo
  • El individuo que no se interesa por sus semejantes es quien tiene las mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas a los demás. De esos individuos surgen todos los fracasos humanos
  • Mostrar un interés genuino en los demás no sólo le reportará amigos, sino que también puede crear lealtad a la compañía por parte de los clientes.
  • Nos interesan los demás cuando se interesan por nosotros.
  • El interés, lo mismo que todo lo demás en las relaciones humanas, debe ser sincero. Debe dar dividendos no sólo a las personas que muestran el interés, sino también a la que recibe la atención. Es una vía de dos manos: las dos partes se benefician.
  • Interésese sinceramente por los demás
  • Las accione dicen más que las palabras, y una sonrisa expresa: “Me gusta usted. Me causa felicidad. Me alegro tanto de verlo”:
  • Proceda como si fuera feliz y eso contribuirá a hacerlo feliz
  • “De tal manera, el camino voluntario y soberano hacia la alegría, si perdemos alegría, consiste en proceder con alegría, actuar y hablar con alegría, como si esa alegría estuviera ya con nosotros…”
  • Todo el mundo busca la felicidad, y hay un medio seguro para lograrlo. Consiste en controlar nuestros pensamientos. La felicidad no depende de condiciones externas, depende de condiciones internas.
  • No es lo que tenemos o lo que somos o donde estamos o lo que realizamos, nada de eso, lo que nos hace felices o desgraciados. Es lo que pensamos acerca de todo ello.
  • Nada es bueno o malo, sino que el pensamiento es lo que hace que las cosas sean buenas o malas. Shakespeare.
  • Casi todas las personas son tan felices como decidan hacerlo.
  • El hombre cuya cara no sonríe no debe abrir un negocio
  • ¡Sonría!
  • Recordar el nombre de toda persona con la que interactuamos.
  • Para toda persona, su nombre es el sonido más dulce e importante en cualquier idioma.
  • Pocos seres humanos se libran de la implícita adulación que hay en el oyente absorto. Jack Woodford
  • No hay misterios en una feliz conversación de negocios… Es muy importante prestar atención exclusiva a la persona que habla. Nada encierra tanta lisonja como eso
  • Recuerda que la persona con quien habla usted está cien veces más interesada en si misma y en sus necesidades y sus problemas que en usted y sus problemas.
  • Sea un oyente: anime a las otras personas que hablen de sí mismas
  • Es necesario ampliar sus conocimientos de cultura general para poder hablar de lo que interesa a los demás
  • Hable siempre de lo que interesa a los demás
  • Hábleles a las personas de ellos mismos y lo escucharán por horas. Disraeli
  • Haga que la otra persona se sienta importante, y hágalo sinceramente.

 

Como lograr que los demás piensen como tu

  • Hay una divinidad que forja nuestros fines, por mucho que queramos alterarlos.
  • Hay que evitar siempre el ángulo agudo
  • Si discute usted, pelea y contradice, puede lograr a veces un triunfo; pero será un triunfo vacío, porque jamás obtendrá la buena voluntad del contrincante.
  • El odio nunca es vencido por el odio sino por el amor, y un malentendido no termina nunca gracias a una discusión sino gracias al tacto, la diplomacia, la conciliación y un sincero deseo de apreciar el punto de vista de los demás.
  • Cuando dos personas gritan no hay comunicación. Solo ruido y malas vibraciones
  • La única forma de salir ganando en una discusión es evitándola
  • Evitar que un desacuerdo se transforme en discusión
    • Acepta el desacuerdo
    • Desconfía de tu primera reacción instintiva
    • Controle su carácter
    • Escuche primero
    • Buscar áreas en las que hay acuerdo
    • Sé honesto
    • Promete analizar y pensar las ideas con cuidado de tus oponentes
    • Posponga la acción de manera tal que ambos bandos tengan tiempo de pensar el problema
  • Nunca, JAMAS, empezar con la frase “Le voy a demostrar tal y tal cosa”. Esto despierta automáticamente una oposición y hace que quién lo escucha quiera librar una batalla con usted antes siquiera de que empiece hablar.
  • Si quieres demostrar algo, que no lo sepa nadie. Hazlo sutilmente, con tal destreza que nadie piense que lo estás haciendo.
  • Si ha de enseñar a los hombres como si no se les enseñara, y proponerles cosas ignoradas como si fuesen olvidadas. Alexander Pope
  • Has de ser más sabio que los demás, si puedes; pero nunca lo digas. Lord Chesterfield.
  • Si alguien hace una afirmación que a juicio de usted está errada (aun siendo esto cierto) es mucho mejor empezar diciendo “Bien, escuche. Yo pienso de otro modo, pero quizá me equivoque. Me equivoco con tanta frecuencia… Y si me equivoco, quiero corregir mi error. Examinemos los hechos.
  • Jamás se verá en aprietos por admitir que quizá se equivoque. Eso detendrá todas las discusiones y dará a la otra persona el deseo de ser tan justo y ecuánime como usted. Le hará admitir que también él puede equivocarse.
  • Cuando nos equivocamos, a veces los admitimos para nuestros adentros. Y si se nos sabe llevar, con suavidad y con tacto, quizá lo admitamos ante los demás y acaso lleguemos a enorgullecernos de nuestra franqueza y ecuanimidad en tal caso. Pero no ocurre así cuando otra persona trata de meternos a golpes en la garganta el hecho poco sabroso de que no tenemos razón.
  • Juzgo siempre a la gente por sus principios, no por los míos
  • Demuestre respeto por las opiniones ajenas. Jamás diga a una persona que está equivocada.
  • Señor zutano: si lo que dice usted es cierto, la culpa es mía y no hay excusas por este error. Después de hacer tal o tal cosa por tanto tiempo, ya debería saber estas cosas. Estoy avergonzado por lo que ocurre
  • Hay un cierto grado de satisfacción en tener el valor de admitir los errores propios. No sólo limpia el aire de la culpa y actitud defensiva, sino que a menudo ayuda a resolver el problema creado por el error
  • Cualquier tonto puede tratar de defender sus errores -y casi todos los tontos lo hacen- pero está por encima de los demás, y asume un sentimiento de nobleza y exaltación quien admite los propios errores
  • Peleando no se consigue jamás lo suficiente, pero cediendo se consigue más de lo que se espera.
  • Si usted está equivocado, admítalo rápida y enfáticamente.
  • Si vienes a mí con los puños cerrados creo poder prometerte que los míos se apretarán más rápido que los tuyos; pero si vienes a mí y me dices “sentémonos y conversemos y, si estamos en desacuerdo, comprendamos por qué estamos en desacuerdo, y precisamente en qué lo estamos”, llegaremos a advertir que al fin y al cabo no nos hallamos tan lejos uno del otro, que los puntos en los que diferimos son pocos y los puntos en que convenimos son muchos, y que si tenemos paciencia y la franqueza y el deseo necesario para ponernos de acuerdo, a ello llegaremos. Woodrow Wilson
  • A nadie le gusta cambiar de idea. A nadie es posible obligar por la fuerza a que convenga con usted o conmigo. Pero es posible conducir a la otra persona a ello, si somos suaves y amables.
  • Empiece en forma amigable
  • Nunca empezar discutiendo las cosas en las que hay divergencias. Empieza destacando las cosas en que están de acuerdo. Siga acentuando – si es posible- que los dos tienen el mismo fin y que la única diferencia es el método y no el propósito.
  • Has que la otra persona diga SI, SI, desde el principio, Evita si es posible que diga NO
  • Cuando una persona a dicho NO todo el orgullo que hay en su personalidad exige que sea consecuente consigo mismo.
  • Consiga que la otra persona diga “SI, SI” inmediatamente al inicio de la conversación
  • Dejemos que hable la otra persona en una negociación, ella sabe más que nosotros de sus negocios y sus problemas. Hagámosle preguntas. Permitámosle que nos explique unas cuantas cosas.
  • Casi todos los hombres que han triunfado se complacen en recordar sus luchas iniciales…
  • La verdad es que hasta nuestros amigos prefieren hablarnos de sus hazañas antes que escucharnos hablar de las nuestras.
  • Si quieres tener enemigos, supera a tus amigos; si quieres tener amigos, deja que tus amigos te superen.
  • Permite que la otra persona sea quien hable más.
  • A nadie agrada sentir que se le quiere obligar a que compre o haga una cosa determinada. Todos preferimos creer que compramos lo que nos antoja y aplicamos nuestras ideas. Nos gusta que se nos consulte acerca de nuestros deseos, nuestras necesidades, nuestras ideas.
  • Al hombre hay que enseñarle como si no se le enseñara, y proponerle lo desconocido como olvidado.
  • La razón por la cual los ríos y los mares reciben el homenaje de cien torrentes de la montaña es que se mantienen por debajo de ellos. Así son capaces de reinar sobre los torrentes de la montaña. De igual modo, el sabio que desea estar por encima de los hombres se coloca debajo de ellos; el que quiere estar delante de ellos, se coloca detrás. de tal manera, aunque su lugar sea por encima de los hombres, éstos no sienten su peso; aunque su lugar sea delante de ellos, no lo toman como insulto.
  • Permite que la otra persona sienta que la idea es de ella
  • Hay una razón por la cual la otra persona piensa y procede como lo hace. Descubra esa razón oculta y tendrá la llave de sus acciones, quizá de su personalidad.
  • Trate honradamente de ponerse en el lugar de la otra persona. Si usted llegara a decirse: “¿Qué pensaría; cómo reaccionaría yo si estuviera en su lugar?”, habrá ahorrado mucho tiempo e irritación, pues “al interesarnos en las causas es menos probable que nos disgusten los efectos”, además, habrá aumentado usted considerablemente su habilidad para tratar con la gente.
  • “Se coopera eficazmente en la conversación cuando uno muestra que considera las ideas y sentimiento de la otra persona tan importantes como los propios. El modo de alentar al interlocutor a tener la mente abierta a nuestras ideas, es iniciar la conversación dándole claras indicaciones sobre nuestras intenciones, dirigiendo lo que decimos por lo que nos gustaría oír si estuviéramos en la piel del otro, y aceptando siempre sus puntos de vista”.
  • Mañana, antes de pedir a alguien que apague una hoguera o compre su producto o contribuya a su caridad favorita, ¿por qué no cierra usted los ojos y trata de verlo todo desde el punto de vista de la otra persona? Pregúntese: ¿Por qué esta persona va a querer hacerlo? Es cierto que esto le llevará tiempo; pero le ayudará a lograr amigos y a obtener mejores resultados, con menos fricción y menos trabajo.
  • “Yo prefiero caminar dos horas por la acera frente a la oficina de un hombre a quien debo entrevistar -dijo el decano de la escuela de negocios de Harvard, Sr. Donham-, antes que entrar en su oficina sin una idea perfectamente clara de lo que voy a decirle y de lo que es probable que él, según mis conocimientos de sus intereses y motivos, ha de responderme.”
  • Trate honradamente de ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.
  • “Yo no lo puedo culpar por sentirse como se siente. Si yo estuviera en su lugar, no hay duda de que me sentiría de la misma manera” Esta frase se refiere a la empatía por el prójimo.
  • Muestre simpatía por las ideas y deseos de la otra persona.
  • Por lo común la gente tiene dos razones para hacer una cosa: una razón que parece buena y digna, y la otra, la verdadera razón. J.P. Morgan.
  • La gente es honrada y quiere responder a sus obligaciones.
  • Apele a los motivos más nobles.
  • En la televisión, en el internet o en la radio las grandes corporaciones siempre ensalzan sus productos.
  • Dramatiza tus ideas
  • Lance un reto amable.

Cómo cambiar a los demás sin ofenderlos ni despertar resentimiento

  • Empieza con un elogio y aprecio sincero en todo contacto con otras personas.
  • Llame la atención sobre los errores de los demás indirectamente.
  • No es tan difícil escuchar una relación de los defectos propios si el que la hace empieza admitiendo humildemente que también él está lejos de la perfección.
  • Hable de sus propios errores antes de criticar los de los demás.
  • Hacer preguntas no sólo vuelve más aceptables las órdenes, sino que con frecuencia estimula la creatividad de la persona a quien se le pregunta. Es más probable que la gente acepte con gusto una orden si ha tomado parte en la decisión de la cual emanó la orden.
  • Haga preguntas en vez de dar órdenes.
  • Aun cuando tengamos razón y la otra persona esté claramente equivocada, sólo haremos daño si le hacemos perder prestigio al decirle su error.
  • Dar prestigio a una persona por una actitud sobresaliente en ella da pauta a que esa persona mantenga ese prestigio.
  • Permita que la otra persona salve su propio prestigio.
  • A todos les agrada ser elogiados, pero cuando el elogio es específico, se lo recibe como sincero, no algo que la otra persona puede estar diciendo sólo para hacemos sentir bien.
  • Elogie el más pequeño progreso y, además, cada progreso. Sea “caluroso en su aprobación y generoso en sus elogios”
  • Si quiere usted que una persona mejore en cierto sentido, proceda como si ese rasgo particular fuera una de sus características sobresalientes
  • Concédale una buena reputación a una persona, y se le verá hacer esfuerzos prodigiosos antes de desmentirla
  • Atribuya a la otra persona una buena reputación para que se interese en mantenerla.
  • Aliente a la otra persona. Haga que los errores parezcan fáciles de corregir.
  • Un hombre que ha rechazado muchas invitaciones para hablar, invitaciones hechas por amigos, por personas a quienes está obligado; pero que lo hace con tal destreza que los demás quedan contentos con la negativa. ¿Cómo lo consigue? No es porque hable de estar muy ocupado o muy esto o aquello. No, después de expresar cuánto agradece la invitación y de lamentar la imposibilidad de aceptarla, sugiere un orador para que lo reemplace. En otras palabras, no da tiempo a que los demás se sientan desagradados por la negativa. Logra que los demás piensen inmediatamente en algún orador reemplazante.
  • Procure que la otra persona se sienta satisfecha de hacer lo que usted sugiere.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s